En busca de la felicidad laboral…

Todos hemos pasado por una racha en la que el trabajo se vuelve una actividad pesada, que más allá de generarnos felicidad, despierta lo contrario. Sin embargo, cuando te encuentres en una situación así, no debes tirar la toalla a las primeras de cambio, en cambio prueba estos tips que te ayudarán a cambiar el estado de ánimo y retomar una actitud positiva:

  • Deja tus problemas personales en casa

Cuando estás agobiado por problemas personales es más difícil encontrar un espacio para concentrarte y sentirte bien en el trabajo. Por eso es importante que aprendas a separar tu vida laboral de la personal, de esa manera tendrás dos espacios independientes para relajarte del otro.

  • Personaliza tu espacio

¿Cuánto tiempo pasas en ANDANAC? Por lo menos debes haber dicho 9 horas. Si lo piensas, es mucho más de lo que pasas en tu casa, así que no dudes en decorar tu lugar y poner elementos que te hagan sentir cómodo y dueño de tu espacio. Puedes traer alguna foto, imagen, etc.

  • Encuentra un círculo de apoyo

Retomando la cantidad de tiempo que pasamos en el trabajo, ahora piensa que todo ese tiempo lo compartes con tus compañeros laborales y a pesar de que es imposible que con todos generes un lazo de amistad, es un hecho que contar con personas en las que puedas confiar harán de tus días algo más divertido y ligero.

  • Trata de comer saludablemente y toma mucha agua

Si durante la semana procuras comer cosas sanas y te mantienes hidratado, verás que tanto tu actitud como tu nivel de energía mejorarán.

  • Organízate

Establece un cronograma personal de actividades y planífica tus proyectos con metas claras y alcanzables. Verás que en la medida que vayas alcanzando metas, te sentirás mejor y más motivado.

  • Mantente en movimiento

Estar en la oficina es una actividad primordialmente sedentaria, así que a lo largo del día intenta pararte y dar alguna vuelta para que tu cuerpo se mueva. Si no lo logras, busca un espacio al día para hacer ejercicio y moverte.

  • No intentes cambiar a tus compañeros

Partamos del hecho que “Nadie puede cambiar a nadie, lo único que puedes cambiar  es cómo reaccionas ante ellos”. Así que por muy complicado que sea, intenta, en la medida de lo posible evitar que los demás te afecten. Concéntrate en ti y en las cosas que te hacen sentir bien.

  • Apapáchate

Busca actividades o lugares que te hagan sentir muy bien y una vez a la semana busca realizar algo que te haga feliz o visita lugares que te interesen. Con el tiempo aprenderás a balancear tu trabajo con actividades fuera del entorno laboral, tu vida estará más completa y te sentirás mejor.

  • Respira

Cuando sientas que estás a punto de explotar, deja de hacer lo que sea que estés haciendo y respira profundamente… Algunos expertos recomiendan hacer esto tres veces al día, para tomar conciencia de cómo te sientes y qué puedes hacer para estar mejor.

  • Enfócate en lo positivo

Piensa en todas las cosas que TE GUSTAN de tu trabajo… puede ser el Proyecto en el que estás trabajando, el compañero que se sienta a tu lado, la vista que tiene tu oficina, etc. La idea es concentrarte en las cosas buenas que tienes y agradecer que las tienes.

  •